Comentario a la entrevista de Jorge Alemán a Iñigo Errejón en Punto de emancipación (Jorge Alemán, “Conversación con Iñigo Errejón,” Punto de emancipación, 25 de diciembre 2018: https://www.youtube.com/watch?v=oVG8e7QO4E0&feature=share).

download-1

Aunque entrevistador y entrevistado están de acuerdo de modo general en que la coyuntura contemporánea configura un “momento populista,” es decir, que la política hoy no puede eludir la lógica populista, hay una tenue alusión a un desacuerdo puntual en el asunto: para Jorge Alemán, el populismo es siempre de antemano de izquierdas, y no es posible concebir una política populista real desde reivindicaciones que postulan meros retornos identitarios y securitarios a fantasías de comunidad sustancial.  Esto es importante en la medida en que indica que, para Alemán, la política–el populismo que él abraza–solo tiene sentido como instrumento de emancipación, y nunca como instrumento de dominación.  Volveré a esto.

Para Errejón, sin embargo, hay populismo de derechas, pero acaba siendo en cada caso inviable–y justo en la medida en que el populismo de derechas lo es porque configura una formación ideológica excluyente.  La voluntad de exclusión, apoyada en una apelación al miedo del más débil, trama una política populista de derechas que podrá, dice Errejón, causar fuertes turbulencias, pero que a la larga no triunfará. Por eso, para él, la apuesta fuerte por lo que Alemán llama “la emancipación” es desde luego plausible y necesaria. Frente a la erosión generalizada de significación en los procesos sociales y en las vidas individuales causada por cuarenta años de neoliberalismo triunfante cabe todavía la apuesta por un proyecto de “renovación nacional” que se haga cargo de aspiraciones colectivas a justicia social.   Y ese proyecto, en España, no tiene hoy otro agente que Podemos si Podemos se olvida de proceder desde la “doctrina” y vuelve a su ímpetu inicial de atender al sentido común del país.  Y atenderlo es escucharlo y hacerse cargo de él.

Errejón, ya en campaña para obtener la presidencia de la Comunidad de Madrid, no  está interesado en sembrar polémica entre sus filas, pero no puede dejar de observar hacia al final de la entrevista que el proyecto de Podemos fue inicialmente un proyecto disruptivo que contravenía todas las piedades petrificadas de los manuales de izquierda, y que fue precisamente eso lo que funcionó en un primer momento: “cuando las izquierdas empiezan a darnos la razón,” dice,” es cuando empieza a “quitárnosla nuestro pueblo.” No podría ser más clara la defensa de una transversalidad esencial en el proyecto nacional que pase por hacer cortes tajantes entre sentido común y reificaciones metafóricas y doctrinarias–las últimas con frecuencia disfrazadas de inamovibles “principios y valores.”  La “renovación nacional” de la que habla Errejón pasaría por lo tanto también por una renovación de Podemos, y confiamos en que no sea demasiado tarde para ello.

La entrevista funciona en la medida en que trata con inteligencia y franqueza temas obviamente difíciles.  Empieza, por ejemplo, hablando de la dificultad de conciliación del trabajo teórico y la política práctica y concreta para trasladar ese asunto al viejo mantra weberiano, ya muy pasado de rosca, sobre las encrucijadas en las que se encuentran obligaciones de “responsabilidad” contra obligaciones de “convicción.”  Errejón acaba expresando cierta impaciencia con el asunto, sabiendo como sabe que un político ha resuelto ya de entrada ese asunto o no es político ni lo habrá sido nunca. La política real es, dice Errejón, una forma de “negociar la insatisfacción” buscando en cada caso cambios puntuales en la correlación de fuerzas, tanto más difíciles cuanto más equilibrio haya en la alineación de fuerzas en conflicto.  La dificultad del político tiende por lo tanto a estar más del lado del análisis correcto de la correlación de fuerzas que de las tensiones más bien eclesiásticas entre responsabilidad y convicciones.   Y lo decisivo en política es por lo tanto proceder a una construcción mayoritaria o “hegemónica” del sentido común que permita vehicular reivindicaciones democráticas–que siempre tienen que ver con los conceptos irrenunciables de libertad y de igualdad–contra su secuestro por poderes fácticamente excluyentes.  Por el camino se tocan temas de significación candente, tales como la noción de patria plurinacional, la formación de deseos securitarios y de pertenencia en la estela de la destrucción neoliberal, y la ausencia radical de elites políticas capaces de reconducir la situación a cauces democráticamente satisfactorios.

Yo me alegro de estar de acuerdo con casi todos los análisis de la entrevista, pero mi interés aquí es plantear, no un desacuerdo, sino más bien una dificultad para mí causada por lo que entiendo mal, o insuficientemente.  A menos que se trate de una contradicción no resuelta de hecho en los planteamientos respectivos de Alemán o Errejón.  Voy a ello.

Alemán interrumpe o parece interrumpir el hilo discursivo de Errejón para afirmar de manera algo sorprendente (para mí) que “la verdad” es “el combustible ético” de la operación política emancipatoria, y que no es solo por lo tanto cuestión de “hegemonía,” no solo cuestión de “construcción hegemónica.”   Ni Alemán ni Errejón aceptarían que haya valores objetivos que le den pauta a línea política alguna, no hay “metalenguaje” político como tampoco lo hay en el psicoanálisis, el compromiso político es últimamente “indecidible,” y la verdad política es en cada caso construcción colectiva de sentido, siempre precaria y contingente.  Y sin embargo . . . tanto Alemán como Errejón afirman que el par conceptual libertad-igualdad “permanece como núcleo del sentido.”

¿No hay una tensión aquí?  ¿Son entonces libertad e igualdad no solo ya “principios y valores” sino también “verdades” que no hay que confundir con las metáforas que las expresan (ni la bandera roja, ni el himno, ni la estampita bendita con la cara del líder) pero que aun así funcionan como referencia ineludible, es más, como referencia incondicional?

No quiero elaborar demasiado este asunto porque no estoy seguro de haber entendido bien, es decir, con exactitud, la posición de Alemán o Errejón, y no quiero pasarme en atribución errónea.   Pero me gustaría decir que creo que hay, efectivamente, una contradicción entre postular que no hay verdad en política, que la verdad es solo precipitado de un sentido colectivo, que se construye en la realidad temporal específica, en otras palabras, que la verdad es siempre en cada caso verdad hegemónica, por más que, por lo mismo, solo sea y solo pueda ser precaria y contingente verdad, y postular simultáneamente que esa construcción de realidad temporal específica debe hacerse desde las ideas o los valores o los principios o las verdades asociadas con la libertad y la igualdad, sin las cuales no cabe hablar de democracia.

En esa tesitura yo pienso que, efectivamente, hay verdades, aunque para mí tengan el matiz particular de que son verdades solo porque no hay o no es posible reconocer otra verdad: en la ausencia de legitimidad de ninguna forma de dominación, y en la ausencia de derecho efectivo de cualquier privilegio de opresión, solo la libertad y la igualdad adquieren carta de naturaleza.  Se trata para mí de una consecuencia lógica y universal.  No es que haya verdades que algunos individuos pueden alcanzar, o que todos los individuos pueden alcanzar:  hay esas verdades porque su presencia es consecuencia directa de la ilegitimidad de cualquier otra afirmación de verdad.  Por ende, su corolario es que la verdad de la libertad y la igualdad como elementos fundamentales e irrenunciables de la democracia es incompatible con la reducción de la política a procesos de configuración hegemónica del sentido común social.   Por eso yo prefiero hablar en cada caso de democracia posthegemónica, como Jorge Alemán ya sabe, y perdón, Jorge, por ponerme una vez más en el papel de mosca cojonera en este asunto, entendiéndola como un proceso que atiende a su lógica interna y no a su configuración en correlación de poderes.  Hay hegemonía, y la hegemonía construye política, pero la democracia busca en cada caso el fin de toda dominación hegemónica.   Hegemonía y democracia son contradicciones in terminis mucho más que conceptos mutuamente complementarios.  En todo caso, son conceptos suplementarios, en la medida en que se suplen mutuamente.

 

Razón militante y absoluto. 

Qué aburrido se hace todo cuando la razón militante se sale de sí y profesa que ninguna otra razón existe, solo se puede ser una cosa, solo se puede pensar una cosa, solo se puede hacer una cosa, y los demás–todos esos que, a su vez, se salen de la cosa, como la lamella se sale del cuerpo lacaniano–son “heideggerianos municipales” o alguna otra estupidez semejante.  De la cosa solo se puede salir la razón militante–en sí la cosa, la única cosa, y la única cosa que se sale para que nada más salga–para impedir que nadie permanezca con vida fuera de la cosa, solo en vidamuerte, en vida prostituida, en vida vendida, dice la razón militante.  Y se queda oronda, satisfecha, heroica, contenta de haber podido decir su cosa sin que nadie proteste, pues nadie quiere exponerse–da miedo, serían enviados al infierno–a refutar algo tan elemental–es necesario que la razón sea militante, somos todos soldados de la razón, todos debemos militar en la causa, pues no hay más cosa que la causa, y la causa es fácticamente la cosa.  No hay vida sin cosa, aunque la función de la cosa sea solo atrapar la vida, orientarla, ordenarla, darle una misión. Sin orden no hay milicia.  Sin milicia no hay orden.  Viva la militancia.  Viva la causa.  Qué coñazo.

Lo ético es lo universal, como decía Kierkegaard, y estos de la razón militante son siempre soldados heroicos de lo universal.  Su referencia es lo universal, su verdad es lo universal, incluso su mentira es lo universal, pues lo universal constituye su único horizonte de referencia.  Están llenos de lo universal, a lo que llaman política.  Son héroes, o poetas del héroe–preferirían ser héroes, pero a veces se agotan en twits apayasados o en pomposos comentarios en facebook que, al menos, glosan al héroe, hablan de cómo conviene ser, y de cómo fuera de ese orden no hay salvación, solo perdición, la perdición del crápula, del fascista (todos son fascistas excepto los que aceptan o callan las premisas de la razón militante).  Y así abundan más los poetas de lo universal en twitter y facebook que los héroes propiamente dichos, que aparecen solo de vez en cuando por televisión.

Lo ético es lo universal, ¿quién lo negaría?  Dejémosles que sean éticos, dejémosles que le dediquen a lo universal–la nación, la clase, la raza, el pueblo, la ley moral–todo aquello que conviene a lo universal.  Nunca entenderán que el mundo no acaba ahí, y que hay otra cosa, más cosa, a la que ellos no reconocerán el acceso.  Kierkegaard lo decía bien claramente para el que tenga oídos (pero ¿quién tiene oídos hoy?): hay una relación del individuo a lo universal, mediada, y esa es la ética, y hay una relación del individuo al absoluto, y esa no admite mediación.  Y como no admite mediación no admite tampoco compromiso, ni siquiera articulación: se hace, o no se hace.  Se da, o no se da.  Todos son capaces de ella, pero muy pocos se dan cuenta, todavía menos la buscan: casi todos la traicionan.  Esa relación singular al absoluto–sin ella no hay pasión, solo simulacro de pasión. Lo que no entienden los militantes que, al haber renunciado a un absoluto que siempre de antemano trasciende su militancia, absolutizan su propia patética solución al enigma del mundo es que, al hacerlo, sacrifican lo único que merece la pena mantener al margen de todo sacrificio, puesto que sin ello no hay sacrificio alguno, solo trampa.  Y sin ello no hay política, solo postureo. Son militantes cuya causa está vacía–por eso buscan llenarla de gritos militantes.  Ojalá les funcione, siempre que dejen espacio para que otros puedan respirar sin tener que negociarlo con ellos.

A (Dubious?) Exam for a Class on Narco.

I hope I am not breaking any regulations here.  In any case, exam period is over.  I gave my students this exam after a class on narco in which we covered a number of films and read a number of nonfiction and fiction books.  Most of all, we concentrated on the stories that the narco world provides.  But then the question came up–from a colleague: is it fair to put the students in the situation of having to internalize, even if punctually, for an exam, a world that is alien to them (and that we hope will remain alien)?  Or, the companion question: is it not the case that, in the humanities, every course, every proposed course of reflection, should lead participants precisely to that point of singularization where existential decisions, actual or potential, become marked for them?   Is that exam (I am perfectly willing to take drastic criticism) too political an exam, too moralistic an exam, too unscholarly an exam?  Too ridiculous an exam?  Or it is still insufficient to the extent it gives the students, through offering a parodic escape, an easy way out of really taking on board the terrible they have been exposed to?  (Please forgive the obvious pedagogic moves in what follows, it is an exam after all:  it is the questions above that interest me, for future courses.) .

Final Examination

HISP 363.500

Fall 2018

Prof. Alberto Moreiras

As you know, our interest in the narco world this semester has been on the stories it produces more than on its political or sociological or historical implications.  This exam will ask you to engage in some storytelling of your own.  You can and probably should base your responses on the books and films we have covered.  Please respond to four (4) of the following six (6) questions.  (200 words each; 25 x 4 = 100)

A. (On the model of El Sicario.)  Choose a role for yourself in the narco world—the role you find most congenial, perhaps, or the role you find most repulsive, or anything in between—and write a short confession of why you think you did not do great in it, and elaborate on what constrained you and limited you.

B. (You might keep The Counselor in mind.) Imagine that you are someone with a good amount of greed in you that hears of a deal that will bring you into the business world of a big jefe de jefes notorious for his cruelty with those who screw up around him.   The deal could provide you with $5 mil, tax-free, but it involves a complicated negotiation with some corrupt police officers from Del Rio. Texas.   Evaluate the situation and tell me what you would do, how you would screw up and why, and how you would face your final moments.

C. (I think there are aspects of Miss Bala) You need to cross the border into Nuevo Laredo and you are accosted by three guys who tell you if you drive a truck loaded with AK-47 automatic guns, C4 explosives, and 400 hand grenades across the bridge they will not make mincemeat of your mother and your little sister. Only one problem: in order to cross the bridge, you would have to shoot two border patrol agents that cannot be left behind as witnesses of your crossing.   Would you accept the deal?  If you do, and you accomplish your mission, would you turn yourself over to the authorities once you know your mother and little sister are safe in Northwestern Alaska?

D. We have read some of you commenting on the “three types” of connections women may have to the narco world, but there has not been much on men’s connections. Are there also three types, or are there more?  How would you categorize the type that becomes fascinated by the stories, wants to know them, wants to develop an understanding, wants to figure out all possible types of responses, but prefers to abstain from the action itself?  Would this latter type be male- or female-marked, or would it be gender-free?

F. Whiteout is a powerful journalistic account of historical events where the US government had no compunctions in terms of engaging in illegal behavior for profit. But what is so wrong about the government doing what it can do, just because it can, with absolute impunity?  Is that not the glory of power?   If you could choose between becoming the investigator blowing the whistle of illegality or the government agent in charge of a massive strategic maneuver, illegal, but that would provide espionage agencies with a splendid budget for targeted assassinations and the like, what role would you assume?  Do you believe in the rule of law absolutely or only relatively?  Or do you not believe in it at all?

E.  In The Cartel Don Winslow presents us with an extremely complicated narrative where he attempts to foreshorten several decades of narco wars in Mexico through the eyes (and hands) of a relatively small set of characters. One of those characters is Art Keller, who has to confront a number of moral quandaries.  Put yourself in Art Keller’s position at the time of having to engage with the (illegal, but you will get away with it) assassination of many minor soldiers of the drug wars just to favor Adán Barrera’s dominance of the narco trade.  Keep in mind that Barrera is Keller’s archenemy.

A Note on Savage Moralism

Infrapolitics is, before everything else, and insofar as it moves beyond its sheer facticity into a form of thought or a form of life, a step back into a meditative thinking focused on existence which is always in every case mine–my existence, even if I do not own it. It is a meditation that may not have a purpose other than itself, other than just happening–but, if infrapolitics is then the letting-happen of existential meditation, it is not without effects. A trans-figuration always occurs, in the precise sense of a displacement of the figure of existence: de-metaphorization, and an eventual re-metaphorization on alternative grounds, or on no ground at all. The question is whether the trans-figure can be adequately described through the notion of savage moralism.

The step back, as it affects and displaces forms of life, ways to affirm existence, indeed ways of dwelling in time and space that are in every case yours (and not someone else’s: and they are yours not because you own them as you would own an umbrella, but because you can´t mortgage or transfer them: you are stuck with them, for the duration, however long they last)–this step back is not a step back into a region of principles, or norms, or rules. It is a region alright, but it is not a grid. The step back is not a step back into ethics or politics insofar as we understand ethics or politics as concerned with calculations on the general good.

Does this mean that infrapolitics is not concerned with the general good? That it dismisses ethical or political issues as merely ontic, fallen into everyday calculations, not worthy of infrapolitical meditation, indeed not “existential” enough? Not at all. And this is not trivial. Infrapolitics is not a form of ethics, and it is not a form of politics, which does not make it ethically or politically vacuous.

Savage moralism is a concern with the general good or the good in general that derives, not from norms, not from rules, not from the moral law, not from divine commandments, not from any previously assigned or assumed legitimacy. It merely derives from the consideration that existence–the region of meditative infrapolitics, the region of eventually trans-figured infrapolitics–may be always and in every case always already yours, even if you do not own it, but it is yours only to start with (and definitely also to end with). It is immediately also a common existence, an existence you share with others who share with you, always and in every case, the equiprimordiality of their own existence–their existence, which they do not own, which does not mean you do. You own nothing beyond a few things, an umbrella maybe.

If you want them to let your existence be–and you would rarely want anything else from them–, you must logically reciprocate. A concern with the good is a concern with letting things be the things they are as a condition of their reciprocity to you. They must oblige by letting you be. Your infinite obligation is also their obligation. This is what is common. Savage moralism is based on self-defense as a matter of existential survival, which includes the fact that you defend your mortality by defending the mortality of the other. You defend the mortality of the other through defending your own mortality, and your right to it. Since death is the enigma that makes your existence always and in every case only yours, not mortgageable or transferable, not someone else’s, it also makes it never interchangeable, never equivalent. Which means their existence is never interchangeable, never equivalent, never indifferent. Savage moralism is what it takes.

Savage moralism is a savage demand, beyond any rules, or else an indefinite, chaotic number of demands following an indefinite, chaotic number of rules. But it has never abandoned the general good–it can’t, as it is its condition of trans-figuration. Or one of them.

Sobre L’avventura, de Giorgio Agamben

Unknown

El opúsculo de Giorgio Agamben titulado L’avventura, de 2015, y que acaba de aparecer en traducción al inglés de Lorenzo Chiesa (The Adventure, Boston: MIT P, 2018), tiene un centro, que es el de la propuesta de traducción a “aventura” del término alemán que se convierte en un término especial en el pensamiento de Martin Heidegger, Ereignis.  Si Ereignis significa en alemán corriente “acontecimiento,” y si está relacionado con el verbo eignen, “apropiar,” las traducciones de Heidegger tienden a darlo como “acontecimiento de apropiación,” que es una traducción a todas luces torpe y patosa.  Agamben propone ahora “aventura,” y su opúsculo es en su totalidad, diría yo, un esfuerzo de justificación de tal traducción que conviene tomar en serio.  Agamben nota que, en cuanto término “especial” del pensamiento heideggeriano, Ereignis remite al “fin de la historia del Ser, esto es, de la metafísica” (76).   Esto es así porque en Ereignis Heidegger piensa el fin de la diferencia óntico-ontológica y el momento en el que se da la co-pertenencia de Ser y Da-sein–el momento, en otras palabras, que podría ser descrito desde otras tradiciones de pensamiento como fin de la alienación y reconciliación activa de ser y pensar (o existir).  Agamben refiere a un “vestíbulo,” que sería el momento en el que el humano se hace “propiamente” humano, como “acontecimiento de acontecimientos” (77) o más bien “aventura de aventuras” (81).  Cruzar el vestíbulo, pasar el pasaje: esa es la experiencia de con-versión que la palabra Ereignis lleva hacia lo propio, pero que “aventura” restituiría a su esencia espacial (en la aventura ad-vienen a un mismo lugar esencialmente lo humano y una cierta experiencia del ser).

Con-versión o transformación o transfiguración más que apropiación: a esto le llama Agamben el “acontecimiento antropogenético” (83) que, en cuanto tal, “no tiene historia propia y permanece como tal ininteligible; pero arroja a los humanos a una aventura que todavía continua sucediendo” (83).   Agamben insinua por lo tanto que hay una contingencia radical en la “aventura,” y que la aventura es solo su propio suceder.  “En el Perceval de Chrétien no hay nada santo en el Grial; es solo un vaso de metal precioso” (82).  El encuentro entre lo humano y la aventura, que transfigura lo humano y abre (a) una nueva experiencia de ser, es azaroso y contingente, en ningún caso necesario.  Pero esto también significa: es improgramable.  Aventura es tyché (85).  Aún así, define la vida “poética” que es trasunto de la vida del caballero andante (22), y con ella toda vida sustraída a lo que es “ordinario” en la concepción moderna (que, en el texto de Agamben, Dante Alighieri parece pre-ordenar teológico-jurídicamente como vida desprovista de aventura y cerrada en su circuito de castigo y recompensa, perdición y salvación [42-43]).

Al comienzo de su opúsculo Agamben comenta las Saturnalia de Macrobio en referencia a las cuatro deidades que “presiden el nacimiento de todos los seres humanos” (3): Daimon, Tyché, Eros, Ananké.  Llama “ética” a “la forma en la que cada persona se relaciona con tales poderes” (5).  En cualquier caso la relación con tales poderes forma parte de la vida humana en forma continua e imprescriptible–pero yo propondría que tal relación no es primariamente ética, supuesto que “ética” refiera en Agamben a un cierto domiciliarse de la vida, a un morar en el tiempo y el espacio.  Antes de la ética hay una exposición al poder de esas deidades cuyo carácter es infrapolítico, con respecto del cual la ética es una toma de partido y una orientación específica, como lo sería la política.   En uno de los ejemplos de “aventura” que da Agamben, el lais de Marie de France llamado “Bisclavert,” la historia es la del barón que debe transfigurarse en lobo durante tres días cada semana.  La relación del barón con su daimon no es, diría yo, fundamentalmente una relación ética; pero lo es infrapolítica, en la medida en que lo expone a una condición existencial irremediable, la aventura misma entendida como aventura de aventuras.  El encuentro es infrapolítico–al margen de la ética de sus conclusiones.

Por eso importa el comentario que hace Agamben respecto del daimon casi al final de su opúsculo: “el demonio es la nueva criatura que viene a reemplazar en nuestras obras y forma de vida el individuo con nombre que creíamos ser–el demonio es el autor anónimo, el genio al que podemos atribuir nuestras obras y formas de vida sin envidia ni celos” (87).   En ese demonio se da, obviamente, la doble condición de carácter y destino que la tradición cifra desde Heráclito en el hacerse humano del humano.  El demonio–en cuanto daimon que suma carácter a destino y destino a carácter, que los iguala y así los releva–es para Agamben un “semidios,” “puede significar la potencia y posibilidad, no la actualidad, de lo divino” (87).  Así, “el demonio es algo que perdemos incesantemente y a lo cual debemos permanecer fieles a toda costa.  Una vida poética es una vida que, en cada aventura, se mantiene obstinadamente en relación no con un acto sino con una potencia, no con un dios sino con un semidiós” (88).

Amor y esperanza serían para Agamben los ingredientes propiamente éticos que pueden regular nuestra relación con el daimon, pero a mí me interesa más el albur preético de la relación potencial con la aventura, que es la potencia de la aventura misma en relación con Da-sein–con su carácter ex-tático.   En ese intento permanente de con-versión, de transformación y de transfiguración hay una potencia de aventura que se sustrae a toda ética en el reclamo singular de existencia abierta, en cuanto tal expuesta sin condiciones.

 

 

Respuesta de José Luis Villacañas a “Precisión sobre ‘Posthegemonía.'”

Carta abierta a Alberto Moreiras

Querido Alberto. Al parecer te ha sorprendido este pasaje de mi introducción al libro de Gramsci Pasado presente publicado por Gedisa: “Ese es el destino de una introducción, convertirse en una invitación.  El motivo no puede ser otro que extraer de él [libro] materiales para una genuina política republicana capaz de estar a la altura de los tiempos y de ofrecer un programa democrático emancipador.  Que eso pueda presentarse como una teoría de la hegemonía es una cuestión abierta, pero no por las objeciones que puedan surgir procedentes de la tesis de haber entrado en una época decididamente poshegemónica” (24).

Te propongo que analicemos juntos el pasaje. No obviamente la parte de la frase que habla de ese género literario que es una introducción, que reclama sobre todo hablar en positivo del libro y del autor. Sin embargo, esta parte es importante. Pues la regla demanda que no se hable abiertamente en contra del libro. En la segunda frase digo que Gramsci me parece relevante porque ofrece materiales para una práctica política emancipadora de corte republicano. Sin duda, una interpretación republicana de Gramsci no es muy frecuente y en la introducción aludo a que otras recepciones, como la llamada eurocomunista, me parecieron oportunistas. En realidad, esa interpretación republicana de Gramsci la considero un reto de futuro, no algo que se pueda ver en el autor italiano, que sin embargo puede ofrecer materiales útiles para ello. Por supuesto, haciéndome eco de amplios debates tenidos entre nosotros, sugiero que esa interpretación republicana de Gramsci no necesariamente tiene que hacerse mediante una teoría de la hegemonía. Por eso digo que eso es una cuestión abierta, algo que tendrá que resolverse en el futuro de la interpretación. Sin embargo, me apresuro a decir que esta cuestión no debe confundirse con otra, a saber, que hayamos entrado en una época decididamente posthegemónica. La frase indica claramente que no hemos entrado en una época tal.

Así que lo diré con claridad: aunque mi frase inclina a pensar que todavía estamos en una época hegemónica, deja abierto que una interpretación republicana de Gramsci deba formar parte de esa época y deba hacerse en términos de hegemonía. O de forma todavía más clara: debemos luchar contra la hegemonía en la que vivimos, pero es una cuestión abierta que esa lucha tenga que ser mediante una interpretación hegemónica de Gramsci y deba aspirar a ella. El Gramsci emancipador, republicano, no necesariamente es hegemónico. Esa es la cuestión abierta. Pero en todo caso, nos ayudará a luchar contra la época hegemónica en la que vivimos.

Para concretar el sentido de mi argumento no necesito identificar cuál es la hegemonía de nuestra época. Hace unos años habría dicho directamente: neoliberalismo. Ahora no sé con certeza si ese es el nombre adecuado. El neoliberalismo fue decididamente hegemónico, y posiblemente lo siga siendo en esta fase de guerra comercial en ciernes. El núcleo que no cambia es el capitalismo financiero. Este no es contradictorio con su complemento neofascista en ciernes, que tiene en Trump su emblema mundial. En realidad, lo que se deriva de mis estudios es que no hay hegemonía que no disponga de una forma de imperio y una de las preguntas que siempre me han inquietado es comprender la simpatía hacia la forma imperio de algunos defensores de la posthegemonía. En realidad, cuando hablamos de hegemonía deseamos identificar el corazón mismo de la esfera política. Hace mucho que no creo que ese corazón esté en el Estado. Reside en la forma imperio y no es un azar que el nuevo pensamiento reaccionario español reivindique la imperiofilia. Ahora bien, los imperios siempre reclaman de un modo u otro políticas liberales, unidad de moneda y políticas militaristas a la vez. Si vemos este argumento como probable, podemos concluir que es igualmente discutible que hayamos entrado en una época posthegemónica. La lucha contra la forma hegemónica imperial vigente quizá sigue en pie.

A este tipo de argumentos se refiere la parte de la frase que dice: “Esta afirmación [que ya no existe hegemonía], cuando vivimos bajo el dominio de la sociedad neoliberal [imperial y autoritaria], cuyo ignoto proceso de evolución ahora tememos con certeza [porque vemos que estamos en las puertas de nuevos fascismos], esa reserva, digo, se convierte hoy en una ceguera voluntaria”. Y en efecto: la cuestión aquí es responder con claridad si es hegemonía o no esta nueva figura de política encarnada por Trump y Putin, por Macri y Maduro, por los tories británicos o por los neofascistas italianos o húngaros, que se extiende como un reguero de pólvora por el mundo, y que desenmascara el cálculo económico como actividad racional para hacer de él una acción que siempre se realiza bajo presión, poder, amenaza y coacción [las formas en las que operan los imperios y sus promagistraturas provinciales, como se ve en el film La Cordillera] y que aspira sobre todo a hacer inviable la posición de la Unión Europea como un poder de paz, industrial, democrático y ecológico. Y respecto de esta hegemonía activa, operante, incesante y crecientemente opresiva, que mantiene intacta su base financiera como una amenaza que planea sobre poblaciones ingentes, la pregunta es si la infrapolítica está en condiciones de representar al pensamiento republicano. Por supuesto, a lo largo de los siglos, todos los poderes que han resistido a los imperios se han tenido que dotar de formas republicanas. La pregunta entonces es doble: qué tiene que ver la infrapolítica con el republicanismo y cómo y por qué la infrapolítica es políticamente antiimperial. Sin embargo, siempre he creído que una lucha antiimperial y republicana siempre se ha dotado de formas federales. Lo que está abierto en la cuestión de la hegemonía es si es compatible o incompatible con la forma federal. Cuando hablo de pensar bien este asunto aspiro a posibilitar una respuesta a esta pregunta. Lo que digo en el prólogo es que estas respuestas requieren pensar bien a Gramsci y ver la posibilidad de reconducir la hegemonía a federación de formas políticas.

Como ves, querido Alberto, una frase tan matizadamente pensada no puede resumirse en una descalificación de nada ni de nadie. Una invitación a pensar cuestiones abiertas no puede ser una descalificación. He participado en muchas discusiones contigo como para aceptar que invitar a seguir pensando cuestiones que nunca acepté que estuvieran cerradas, eso sea una descalificación. En mi tradición lessingiana, los problemas resueltos son tirados a la papelera. Los abiertos son los que me ocupan. Decir que la posthegemonía es una cuestión abierta es una invitación a seguir pensando. La ceguera tiene que ver con el hecho de que una mínima fenomenología de lo actual nos sugiere que hemos de partir de la existencia de una hegemonía imperial. Si no, ¿cuál es nuestra posición respecto a lo actual? ¿De conformidad? ¿De comodidad? ¿De aceptación? En modo alguno puedo aceptar que estas preguntas, que se derivan de mi prólogo, tengan un alcance paródico. Tienen la condición de interrogarse sobre nuestra situación existencial y si algo hemos concluido en nuestros debates es que sin esa dimensión existencial ni la infrapolítica, por tu lado, ni el republicanismo por el mío, hacen pie. En todo caso, tú mismo reconoces que “no sabes el alcance exacto” de mis afirmaciones. Sin embargo, concluyes que al menos incluye la dimensión de descalificación y paródica. Aprecio un non sequitur ahí.

Cuando concluyo que es preciso y necesario pensar la cuestión de la hegemonía, quiero decir que es preciso tener en cuenta todo este tipo de cuestiones. Por supuesto, estoy de acuerdo contigo en que el despotismo es un elemento en el que puede degenerar la hegemonía. Conceptualmente no es necesario a ella, desde luego. Este es el tipo de cosas del que nos desprendemos cuando leemos con atención a Gramsci. Como sabes, lo que defendí en nuestro encuentro en El Escorial es que el pensamiento de la hegemonía tiene equivalencia funcional con el concepto de legitimidad de Weber. Hoy lo creo todavía más porque he reforzado mi comprensión de la dimensión ético-político de la hegemonía y de su dimensión civilizatoria. En realidad, esta problemática era investigada por toda la época, sólo que se la representó bajo el aspecto del sometimiento de la técnica a un principio supratécnico. Decir que la legitimidad siempre implicaría despotismo sería un pensamiento rudo. Creo que lo mismo se puede aplicar a la hegemonía. En todo caso, si describimos bien algunos aspectos de la realidad actual, ¿no te parece que apreciamos síntomas de despotismo? ¿Y si fuera así, no crees que son los que nos desvelan la existencia de poderes hegemónicos? ¿Y si fuera así, habríamos entrado realmente en una época posthegemónica? Una de las críticas que recibieron los defensores de esa tesis es que ellos medían los elementos posthegemónicos desde los parámetros de los estudios culturales. Incluso asumiendo que las cosas se han tornado más claras en los años recientes, si ampliamos el campo de mirada un poco, y forjamos los juicios desde una valoración estrictamente política, siempre regresamos al mismo asunto: está claro que no hemos entrado en una época posthegemónica.

La hegemonía es algo más que la simplista dialéctica del todo y la parte, o de la parte de los sin parte que se hacen con toda la parte. Estos esquemas propios de una parte del pensamiento francés contemporáneo desde Lefort, que repiten miméticamente el problema de la nación de la Revolución francesa, no tienen nada que ver con la hegemonía en el sentido de Gramsci, que más bien, como también se puede decir de Weber, consiste en cerrar una interpretación de aquello que no puede darse a sí mismo una interpretación definitiva: el ámbito de la vida económica. Eso es lo que atacaron en ambos los ortodoxos como Lukács. En su último esfuerzo por velar este problema, el neoliberalismo ha intentado elevar esa esfera económica a absoluta y replantear todas las demás esferas desde la determinación del homo economicus. Desde mis análisis de Weber, escribí hace mucho tiempo que este intento es alucinatorio y en este sentido ideológico. Tal cosa no es posible. La vida de esa especie animal que es el homo sapiens sapiens no puede separarse de la economía, pero no puede reducirse a ella. Los seres humanos vivos son otra realidad. Un principio civilizatorio nuevo es la determinación del sistema económico desde otras variables externas vinculadas: estilo, libido, erotismo, historia, política, ecología, tradiciones, religión, estética. Ese es el problema de la cadena equivalencial, que puede ser una mala solución, pero sin duda es una buena cuestión.

Tú desprecias este asunto como una recaída en la filosofía de la historia y muestras un tono de superioridad quizá justificado en ese punto. En efecto, hay mucha filosofía de la historia en Gramsci. Sin embargo, un poco de confianza intelectual en el interlocutor es productivo para el diálogo. He escrito centenares de páginas contra la filosofía de la historia y sigo firme en mis convicciones escépticas sobre este tipo de filosofía. Sin embargo, yo no propongo leer a Gramsci desde esta perspectiva. Como sabes, ya en su día Weber realizó una crítica radical a Croce, que es la base del pensamiento de Gramsci sobre este asunto. Mi inclinación es más bien favorable a una fenomenología de la historia, que no tiene nada que ver con las zarandajas del progreso, de la secularización, de la universalización, o de la racionalización (mal entendida). Una fenomenología de la historia, en el sentido de Blumenberg, intenta identificar la legitimidad de una época, o por decirlo mejor, los umbrales de época definidos a partir de un principio irreversible. Por ejemplo, la revolución de Copérnico. Esta revolución albergó un principio civilizatorio nuevo que se desplegó con el tiempo organizando muchos elementos de la vida social. Por eso una fenomenología de la historia puede hacerse en términos de legitimidad o en términos de hegemonía. Tantos que todavía Freud se hizo cargo de ella.

Esto es interesante para mí porque permite reganar un asunto propio de la Ilustración, que me es muy querida. El pensamiento desde Foucault es demasiado actualista. La Ilustración sabía que pensaba desde la acumulación de un trabajo de generaciones y de siglos. Yo creo que Gramsci pensaba en procesos de largo plazo que no tienen nada que ver con la guerra de movimientos de Lenin, sobre la que proyectó con razón tantas sospechas como Weber. Lo que los distintos actores de la sociedad presente tienen por delante es superar el capitalismo como sistema productivo autorreferencial. Este es el legado que nos lleva a ir más allá de Marx y el que vincula a todos los que creemos que el capitalismo no es la culminación de la condición humana. Pero debemos abandonar la forma revolución clásica y las posiciones de los plazos cortos y eso es lo que vino a recoger el pensamiento de la hegemonía de Gramsci, que no tiene nada que ver con las mayorías y las minorías, sino con una mirada a la historia integral.

Digo esto porque concierne a otro problema que es importante. Y es mi forma de trabajo. No creo que en esto de “mi grupo”, o de “su equipo”. Aquí una vez más mi impronta es antigua, no moderna. No cierro ningún diálogo, pero sé que aquello en lo que deseo trabajar no se va a cerrar en el curso de mi vida ni en la vida de mi generación. La experiencia de superar el capitalismo financiero concierne al largo plazo. Respecto de ese problema la máxima apertura. Lo que reúne a la gente en un proyecto intelectual no es una divisa, ni una fórmula. Estas son útiles para la economía de la discusión, pero procuro no olvidar que soy esencialmente un buscador que no se identifica con nada sino con el movimiento del pensar. Este es el sentido de dialogar con Chantal, pensar una opción y llevarla a sus últimas consecuencias; como ese fue el sentido de la reunión con Balibar. Ambas reuniones son ejemplos de vocaciones filosóficas, y nos presentaron el caso alentador de personas que no entregan jamás su voluntad de seguir pensando. Ni una ni otra reunión quería llegar a resultados grandiosos ni conversiones personales, como en algún momento insinúas. Cuando se acaba la reunión, cada uno rumia lo que puede y sigue su camino.

No me importa repetir esto que cualquier observador de mi práctica de pensar no excesivamente lejano podría haber apreciado por sí mismo. Sé que lo sabes, como yo lo sé. He llevado mi carrera en largos años de soledad y he sido un privilegiado porque, a pesar de tener una posición profesional secundaria en una lejana Universidad de provincias, he tenido interlocutores y colegas que me han mantenido vivo y despierto. Desde el año 2002 tú has sido uno de ellos y te estoy agradecido vivamente por ello. He procurado hacerme cargo de esa complejidad con fidelidad y honestidad. Pero jamás he olvidado que camino a hombres de gigantes que son más grandes que yo. Me siento cómodo con la tarea de mantener vivos, en una época hostil, determinados principios de pensamiento y no aspiro a ver resultados concluyentes de mi trabajo por los que pueda ser conocido. Esto no es un fracaso para mí. En este sentido, tampoco me voy a adherir precipitadamente a posiciones demasiado caracterizadas personalmente. He querido comprender el agonismo de Chantal como quise comprender el sentido del sujeto en Etienne, como he escuchado con firme atención tus propuestas sobre infrapolítica. En todas ellas veo problemas y en todas ellas he encontrado estímulos para seguir buscando. Si todos juntos podemos configurar un grupo como los colegiantes de Spinoza, entonces forjaremos una comunidad de buscadores, que estarán menos pendientes de contarse como “nosotros” que de comprenderse de verdad, sin despreciar los puntos ciegos que toda mirada humana encierra. Ese es mi estilo de estar en esto de la filosofía. Por supuesto que la vida de un grupo así depende de la retórica considerada. Es casi seguro que una dimensión bárbara de mi carácter, firmemente asentada en la vida ancestral, me juega a veces malas pasadas y no acierto con esa consideración retórica debida. A veces, también, la necesidad de ser claro en el pensar, me lleva a ser brusco. Haces bien en ser sincero y mostrarme tu enojo cuando esto suceda. Pero debo protestar que estemos en un caso de descalificación. He deseado ser polémico en este prólogo, pero no precisamente contigo. Al contrario, deseaba situar el prólogo en el seno de una discusión que siempre nos ha concernido y de este modo hacerme eco de debates que no doy por concluidos.

 

Precisión sobre “Posthegemonía.”

En su introducción a Pasado y presente.  Cuadernos de la cárcel, por Antonio Gramsci (Barcelona: Gedisa, 2018), mi amigo José Luis Villacañas dice:

“Ese es el destino de una introducción, convertirse en una invitación.  El motivo no puede ser otro que extraer de él materiales para una genuina política republicana capaz de estar a la altura de los tiempos y de ofrecer un programa democrático emancipador.  Que eso pueda presentarse como una teoría de la hegemonía es una cuestión abierta, pero no por las objeciones que puedan surgir procedentes de la tesis de haber entrado en una época decididamente poshegemónica” (24).

Me permito usar este blog para expresar mi objeción a esas últimas líneas, que parecen una descalificación demasiado directa de nuestro trabajo y en ese sentido desde luego una invitación al debate, que recojo aquí.  No es posible saber qué alcance exacto le da Villacañas a eso de “haber entrado en una época decididamente poshegemónica,” pero si atendemos a otros momentos del prefacio, en los que dice que “la hegemonía, como sabe cualquiera [!!], implica disponer de un nuevo principio civilizatorio” (16), y además que es “la lucha por ofrecer un contenido ético al Estado” (19), y además que es la “lucha por la definición de la realidad” (23), entonces se comprende el disgusto de Villacañas: el “poshegemónico,” en paródica versión, es alguien que afirma no disponer de ningún principio civilizatorio, y menos uno nuevo, que duda de su capacidad de ofrecerle una ética al Estado (o que piensa que tal proyecto es ya históricamente obsoleto), y que también está algo perdido en cuanto a una definición de la realidad políticamente imponible.  No sé si otros partidarios de la hegemonía harían suyo ese programa un tanto maximalista, en el que retornan viejos temas de la filosofía de la historia.  En cualquier caso es verdad que alguien interesado en la poshegemonía lo está en la medida en que cuestione, o rechace, la posibilidad misma, o el interés, de tales pretensiones.

Pero Villacañas ahonda en la parodia, o la desautoriza como tal, para decir, con toda seriedad, que el poshegemónico vive, además o por lo tanto, en “ceguera voluntaria” (24), es decir, que es una especie de tonto intencionado.   Y eso ya no parece correcto desde ningún punto de vista.    No hay más ceguera voluntaria en el intento de pensar lo que hemos venido llamando “poshegemonía” de la que hay en el intento de rescatar la “hegemonía” como palabra para el presente desde su acotación y reinvención semántica, apelando a Gramsci o a cualquier otro autor del pasado.  En realidad, no son ejemplos de “cegueras voluntarias,” sino de opciones y estilos de pensamiento, y es claro que el pensamiento de la poshegemonía está en otro lado con respecto de cualquier intento de rescate unilateral del concepto de hegemonía.

El asunto se hace más confuso, quizás, cuando Villacañas repite que no está claro para él cómo debe uno pensar “la hegemonía apropiada para el republicanismo del presente” (24).  Lo único claro, parece, es que hay que pensar necesariamente “la hegemonía,” y que no conviene cuestionar la relevancia de tal concepto.  Y que para eso hay que leer a Gramsci.  Está bien.  Sin duda hay que leer a Gramsci.  Pero no como condición de pensamiento.

A mí me toca, por supuesto, como Villacañas sin duda imaginó, cuestionar no solo el concepto de “hegemonía” en su posición de concepto-fetiche para la izquierda contemporánea (eso está hecho muchas veces ya en los textos de este blog y en otros que seguirán), sino también su afirmación descalificadora de la poshegemonía como ceguera voluntaria o estupidez terminal.  No es que interese mayormente la precisión de la interpretación de Gramsci.  Diga lo que diga Gramsci, que al fin y al cabo no posee la palabra, lo que los “poshegemónicos” dicen de la hegemonía es obviamente algo otro, incluyendo desde luego una visión alternativa de lo que significa y ha significado históricamente la palabra “hegemonía.”   En cualquier caso conviene recordar lo que decía Rafael Sánchez Ferlosio de las palabras sagradas: “la palabra sagrada apaga toda virtualidad significante para adquirir poder performativo: no busca ser entendida, sino obedecida . . . no hace falta entender, basta acatar” (Campo de retamas).

Terminan estos días unas jornadas en la Universidad Complutense dedicadas a la obra de Chantal Mouffe y organizadas por Villacañas y su equipo.   Tengo entendido que se logró un alto grado de consenso y acuerdo en torno a “hegemonía.”  Es admirable, sin duda.   Por este blog no tenemos más remedio, sin embargo, que seguir exhibiendo nuestros reparos.  Sin ahogarnos en ellos ni permitir que llegue la sangre al río.   Y en plena admiración por la obra de Chantal Mouffe y de Ernesto Laclau y de Antonio Gramsci.  Pero lo cortés no quita lo valiente.

A veces parece que la hegemonía gramsciana, para algunos intérpretes, no es más que una idea consumada del estado civil hobbesiano: es decir, el imperio no ya de la ley, sino de la ley que ni siquiera es ley, solo sentido común; la ley justamente que queda vencida en el texto paulino, sublimada y superada en el amor cristiano tal como el comunismo puede lograr hacer con la ley burguesa.  Villacañas habla de un “nuevo principio civilizatorio” encomendado a la persuasión sin coacción ni dominación de la parte activa del pueblo, de la voluntad popular más genuina.  Ante eso, también es legítimo–igualmente legítimo al menos, pienso, sin “ceguera voluntaria” de ninguna clase–opinar que la hegemonía, en cuanto expresión final de una posición de poder, siempre incluye un elemento de despotismo. La hegemonía, en otras palabras, convierte a los ciudadanos en lo que dice Tácito en el libro I de su Historia que le dijo Galba a Pisón después de la muerte de Nerón: “imperaturus es hominibus qui nec totam servitutem pati possunt nec totam libertatem.” Todo el que va a imperar va a imperar siempre sobre alguien que ni es totalmente esclavo ni puede ser totalmente libre.  Para mí, es verdad que la libertad no se asocia al estado de naturaleza–pero tampoco al sometimiento hegemónico, por bueno que sea y por muy encomendado que haya quedado al buen pueblo elaborador de nuevos principios civilizatorios.   El republicanismo debe reducir el imperio, no amarlo, aunque sea del pueblo (que nunca lo es, por otro lado).

No sé por qué resulta tan hiriente para otros la noción de que sea importante para un republicanismo del presente y del futuro pensar “poshegemónicamente;” es decir, pensar más allá de la noción de que hay una hegemonía histórica por construir en la que una parte acabará imponiendo su visión sobre el todo.  Y de que más vale que esa parte sea la buena, claro.

Pero pensar más allá de tal noción es lo que la “posthegemonía,” con la te, qué diablos, busca.  Sin complejos ni disculpas. En cualquier caso, valga decir que, en mi opinión, un republicanismo del futuro habrá de ser un republicanismo poshegemónico, o no será.

Comentario a mesa redonda “Latinoamericanismo, Infrapolítica, Populismo y la herencia del Postestructuralismo,” Universidad Complutense de Madrid, 29 de mayo 2018. 

 

th-1

Lo que sigue son comentarios transversales a una mesa redonda convocada por Miguel Vásquez en el contexto del taller “Latinoamérica en perspectiva: Nuevas conceptualizaciones en tiempos de cambio.”  La mesa tuvo lugar el día 29 de mayo de 2018 y planteaba una reflexión sobre infrapolítica, postestructuralismo, populismo y latinoamericanismo, con la participación de Miguel Vásquez y Marta de Lucio como moderadores, Magdalena López, Jorge Alemán, José Luis Villacañas y Alberto Moreiras como participantes, y Jacques Lezra como “discussant” en inglés, pero más bien espuela o banderilla en castellano, en cualquier caso como interlocutor.  No me haré cargo de todo lo que se dijo—hay grabación de sonido de la mesa—sino solo de algunas cuestiones que me interesan particularmente, y más para señalarlas que para elaborar sobre ellas.

Los comentarios de Magdalena López sobre lo que queda siempre fuera del latinoamericanismo hegemónico en cuanto discurso universitario la llevaron a proponer un tipo de reflexión alternativo que pudiera tematizar lo intratable, lo no hegemonizable, lo no capturable en cuanto potencia—fijado como ejemplo en el “ritmo” o estilo caribeño en cuanto “cierta manera” que desborda parámetros discursivos disciplinarios.  La pregunta es si tal reflexión sería ya infrapolítica, es decir, una reflexión en registro infrapolítico y posthegemónico que sin duda podría dar lugar a una manera otra de pensar la política—señaladamente, otra que la propia del cansino y agotado latinoamericanismo postcolonial hegemónico.

Mi reacción a ello fue decir que, efectivamente, hay que procurar apartarse del latinoamericanismo hegemónico, pensado para otro momento histórico (un momento en el que el “regionalismo crítico” era todavía instrumento geopolítico más o menos eficaz), pero hoy convertido en pensamiento caduco, pensamiento de fogueo, incapaz de dar cuenta del presente.  Se hizo incapaz, para cifrarlo sintomáticamente en un momento concreto, cuando la estructura dominante en estudios culturales y subalternos rechazó una noción de subalternidad entendida como afuera constitutivo de la hegemonía a favor de una noción de subalternidad como campo de revolución pasiva o como campo de persuasión hegemónica.  En ese momento y desde entonces se hizo hegemónica la hegemonía, entendida en la vertiente más vulgar del gramscianismo—el latinoamericanismo buscaría establecer retóricamente un nuevo discurso de poder, tratando de captar y capitalizar demandas equivalenciales.   Fuera quedó un entendimiento de la subalternidad como lo no subsumible en lógicas políticas convencionales.

Con ese movimiento discursivo llegó a su fin la época de la teoría, es decir, la época marcada por el auge del postestructuralismo y su recepción en el ámbito de los estudios hispánicos en general.   La teoría entró en su secreto, ya despreciada y denunciada, y se pretendió sustituirla con la llamada “política,” es decir, con la pretensión de que toda palabra, para ser útil, tenía que ser dicha como expresión de demanda política.  Excepto que tal “política,” desde siempre una formación reactiva ante el asesinato del proyecto teórico si no ya ella misma arma directa de sus asesinos, no podía ni puede entenderse como progresista.  La política, o la voluntad política, diga lo que diga en su enunciación ostensible, se hace reaccionaria cuando su condición de posibilidad es la supresión censora del proyecto teórico, como por otra parte el marxismo ha entendido desde siempre.

Los héroes intelectuales de esa época—Alain Badiou, Antonio Negri, Giorgio Agamben, Slavoj Zizek, Ernesto Laclau, Jacques Rancière, Judith Butler—sin duda son primariamente pensadores de la política y de lo político, pero, con alguna excepción, no son ni fueron pensadores del cierre político del mundo.  Sus secuaces y acólitos sin embargo sí lo fueron.  Y dejaron en pie solo la alternativa “o política o filología” como práctica de campo.   Es ahí que empieza lo por otra parte largamente anunciado: la necesidad de un latinoamericanismo sin latinoamericanismo, postuniversitario, cimarrón, postinstitucional y en abierta sustracción con respecto de lo que el discurso universitario al uso propone.

Tal aventura tiene vinculaciones con la temática del “otro comienzo” que plantea Jorge Alemán en sus escritos como “salida del discurso capitalista.”   Para Alemán tal salida no puede ser otra cosa que “política” y a la vez “hegemónica,” dándole un sentido a esos dos términos en su teorización que tiene poco que ver con lo que se entiende por “política” y “hegemonía”  en el discurso convencional. Mi observación es que, si Alemán busca una política que sea antes que nada desasimiento del discurso capitalista (entendido como discurso del principio general de equivalencia, discurso del sujeto moderno, discurso del consumo como apropiación técnica del mundo, etcétera), tal desasimiento es también, y debe ser explícitamente, un desasimiento con respecto de la política como cierre del mundo y sobre todo un desasimiento con respecto de cualquier hegemonía actualmente existente.  Es un desasimiento que se la juega en encontrar una posición de enunciación reacia a tolerar cualquier modalidad de servidumbre voluntaria.

Jorge Alemán responde o empieza a responder con ciertas referencias autobiográficas: la primera es que para él y su generación Jorge Luis Borges cumplió en Argentina el papel destructor de todo latinoamericanismo hegemónico o “latinoamericanismo de primer orden,” que fue revelado como trampa. A partir de ahí las salidas discursivas no fueron ya identitarias ni nacionalistas ni ocupadas en la reivindicación cultural—la más importante fue inicialmente el freudo-marxismo, buen correctivo al popular-nacionalismo de la época, en el que Marx mira a Freud, pero no al revés, que a partir de los primeros setenta se enriquece con la aparición de Jacques Lacan en castellano—el postestructuralismo, para Alemán, se cifra en la imagen de Lacan como lector de Marx.   Generacionalmente una cierta figura también argentina empezó ese proceso con cierta antelación y mayor acierto que otros: Ernesto Laclau, lacaniano y (post)marxista.

A Alemán le interesa enfrentar a Laclau con Laclau (como Lacan trató de hacer con Freud).  Quiere valerse suplementariamente de algunos segmentos de su teoría para construir problemas nuevos, es decir, no explicitados previamente.  Partiendo, por ejemplo, del uso laclauiano de un par de categorías de Edmund Husserl, el par sedimentación-reactivación.   Lo social es lo sedimentado, y lo social es el poder—el poder es siempre poder social, y suele tener largo arraigo y venir refrendado por muchas capas de sedimento.  Pero, al mismo tiempo, lo social no se cierra en sí mismo, lo que sedimenta no puede terminar su tarea infinita, y así lo social puede ser reactivado políticamente.  Tal posibilidad de reactivación hace del poder un fenómeno inestable y siempre precario y contingente en su articulación histórica concreta.   A este fenómeno Alemán le llama “dislocación.”   Nada puede simbolizar exhaustivamente lo real, lo social no cubre el territorio de lo real, y el exceso es la posibilidad incesante de la dislocación y la reactivación del sedimento.   Lo social como sedimentación en un olvido de la hegemonía, oculta su momento hegemónico, tapado por capas históricas de costumbre, de uso, de hábito.  Lo social es hegemonía olvidada.  Es aquello constituido por lo que el Heidegger de la analítica existencial llamaba Rede, habladuría.   Ahora bien, lo político puede mostrar las huellas de la sedimentación, puede renovar el espacio de lo social, si consigue resignificar la habladuría de lo social.  Pero esto significa que lo político solo irrumpe en cada caso parcialmente, como en la analítica existencial heideggeriana (en la que lo político ocuparía el lugar de lo “auténtico” contra la facticidad inauténtica de la sedimentación social, la hegemonía olvidada de los poderes fácticos).

Está claro que tal cosa, tal acción política potencial, no es todavía hegemonía, no es todavía nueva articulación hegemónica.  Es solo práctica contrahegemónica, en cierto sentido solo rehegemonización parcial de un campo de sentido.   Y aquí, dice Alemán, tendría que estar de acuerdo con algunas de las tesis que se proponen bajo el nombre de “posthegemonía.”  [la posthegemonía y la infrapolítica propondrían prácticas parciales de liberación singular dentro de la sedimentación social actualmente existente, y específicamente renunciarían a lo grandioso pero también lo iluso de la nueva reivindicación hegemónica como política liberadora, AM].

Alemán añade que también es siempre posible pensar que, en la medida en que la dislocación es siempre solo parcial, capaz solo de alterar pequeñas zonas de constitución de lo social, uno puede preferir moverse hacia otro lugar.  Pero Alemán dice: “yo opto por la dislocación.”  Y eso en la medida en que piensa que el lugar natal de lo humano no es el poder sino la lengua, y que la dislocación es la posibilidad que la lengua otorga incesantemente.  La lengua llega antes que el poder al sujeto, por eso el sujeto capitalista está siempre bajo tacha, siempre barrado por su imposibilidad terminal.   No hay “crimen perfecto” porque hay lengua, y la lengua es siempre de antemano (posibilidad de) dislocación temporal, histórica, concreta.

José Luis Villacañas piensa también, en acuerdo con Alemán, que la dislocación es la estructura profunda de la vida, lo “originario,” entendido como el abismo en el origen.  Lo humano está evolutivamente dislocado, porque no hay concordancia en ello entre lo orgánico y lo psíquico.  Pero esto significa que la práctica concreta de la vida es lo único que hay, no hay nada más allá, y por lo tanto lo esencial para el pensamiento es tematizar la forma de vida, o las varias formas de vida, que en ocasiones permanecen estables durante algún tiempo, pero que a veces han ellas mismas de dislocarse para sobrevivir, y que van dejando huellas en la sobrevida que las sucede.  Desde ahí, como ya decía Alemán, el poder no puede estabilizarse, el poder no puede ni podrá nunca controlar formas de vida que se dislocan también como forma de resistencia.  La sedimentación repetitiva de lo social, que es sedimentación repetitiva de formas de vida, dura mientras sirve, o sirve mientras dura, pero no hay afinidad electiva entre lo social y lo político, y lo político puede siempre irrumpir en lo social (igual que lo social puede “negar” lo político durante largos períodos).

Pero esto implica que, efectivamente, debemos reposicionarnos respecto de la estructura alucinatoria de la noción de hegemonía.  Ha habido hegemonías históricas, quién lo duda, ha habido hegemonía feudal, ha habido hegemonía eclesiástica, hay o ha habido hegemonía burguesa, pero quizás desde la Revolución francesa en Europa no hayamos visto ningún nuevo proceso de formación hegemónica.   Esto implica, para Villacañas, que el poder no puede ser naturalizado ya, o cada vez menos (si la hegemonía es naturalización del poder, una hegemonía tan largamente constituida es también una hegemonía débil, su fragilidad es endémica y puede ser contestada.)   El neoliberalismo no es ni puede ser hegemónico porque no es capaz de persuadir a su “otro,” al “otro de sí.”  No es susceptible de inclusión hegemónica a largo plazo, no funciona más que en la exclusión.

Esto nos acercaría, sin duda, a una posición posthegemónica.  Es decir, la hegemonía como naturalización del poder ha caducado ya, no es efectiva, las reglas del juego son otras.  Pero la reacción a tal situación solo puede ser “política.”  No puede ser “no política.”  Hay que hacer política en cada momento de dislocación.    Y eso significa para Villacañas generar formas de vida “al margen de los principios económicos neoliberales.”

Con ello Villacañas recoge la noción de la “política del comienzo otro” de Alemán—la práctica política es el abandono del discurso capitalista sintomatizado en el neoliberalismo a favor de la generación de formas de vida que pasen por economías políticas alternativas, no neoliberales.

Esa generación de formas de vida, esa práctica político-teórica, tiene que lidiar con la pulsión de muerte.  Una forma de vida deseable busca siempre el equilibrio entre el principio del placer y la pulsión de muerte.  Villacañas se refiere a lo que Magdalena López apuntaba sobre el ritmo, el estilo: son gestos que armonizan la pulsión de muerte, que es el secreto de una forma de vida deseable (la que el neoliberalismo no permite).

La pregunta de Jacques Lezra a los ponentes es la pregunta leninista, ¿qué queda por hacer?, ¿qué hay que hacer?

Las respuestas han sido ya dadas en cierta manera, pero se repiten: optar por la dislocación de lo social a favor de lo político, optar por lo político como la generación de nuevas formas de vida en las que pueda armonizarse la pulsión de muerte.  Moreiras añade que la dislocación cuenta y no es alienante solo cuando el individuo la comparte en su singularidad, aunque no habrá dislocación política sin una puesta en común de singularidades múltiples.

Si el “inconsciente es lo político,” dice Alemán, entonces hay infrapolítica.  No hay “política del inconsciente.”  Moreiras opta por pensar la generación de formas de vida, que es y debe ser singular en cada caso (nadie genera formas de vida por o para otros, aunque la biopolítica lo intente), infrapolíticamente—la práctica existencial es ejercicio generativo de forma de vida; una forma de vida singular, que es necesariamente producto del sinthome, no puede generarse políticamente, porque no hay política del sinthome.

Es posible que la posthegemonía, desde lo apuntado por Alemán y Villacañas, prepare una hegemonía futura en su posibilidad no catastrófica; es posible que la infrapolítica prepare una política hoy inimaginable. Pero la infrapolítica no se entiende a sí misma como preparación a . . . una política, sino que encuentra en sí misma su horizonte, y la posthegemonía no es tampoco la figura teleológica de un horizonte final.   Son solo formas de habitar el presente.   En desasimiento (político) con respecto de la política realmente existente.